sábado, 5 de octubre de 2013

ACCIONISTAS DE MICROSOFT QUIEREN LA SALIDA DE BILL GATES

Al menos tres de sus principales inversionistas están haciendo lobby para que su fundador dé un paso al costado ante el retroceso de la compañía frente a Apple y Google

Bill Gates nunca imaginó hace 38 años, cuando fundó Microsoft, que algún día alguien lo haría abandonar la compañía. Pero luego de que el CEO Steve Ballmer anunciara su salida ante las presiones por la pérdida de competitividad de la empresa, los accionistas van por más.

Por ahora no hay indicios de que la junta directiva vaya a ceder al reclamo de este grupo de inversores, queacumulan más del 5% de las acciones y que eligieron permanecer en el anonimato. Pero el futuro se muestra incierto.

Gates es el individuo que más acciones posee a título personal, pero no supera el 4.5%, de modo que no podría evitar una salida si la junta terminara optando por ella.

El hombre más rico del mundo es visto como una traba para que la empresa adopte nuevas estrategias de negocios, y temen que su figura opaque al nuevo CEO, que asumirá en la segunda mitad de 2014, cuando se concrete el adiós de Ballmer. De hecho, tampoco quieren que Gates participe de la designación del sucesor.

Los accionistas lo ven más preocupado por su fundación filantrópica que por el futuro de Microsoft, y protestan porque ven una desproporción entre su poder de decisión y la cantidad de acciones que posee.

La progresiva retirada de Gates comenzó en el 2000, cuando le cedió la conducción a Ballmer y comenzó a deshacerse de gran parte de su capital accionario. Si bien algunos pronósticos indican que hacia 2018 ya no tendría ningún poder real sobre la empresa, hay muchos que quieren verlo afuera ya mismo.

La causa es que estiman que la pérdida de terreno de las computadoras personales frente a los smartphones y las tablets se produce a un ritmo tan acelerado que, si Microsoft no cambia de inmediato, terminará hundiéndose.