viernes, 18 de mayo de 2012

GOOGLE Vs. APPLE

CINCO RAZONES POR LAS QUE APPLE PODRÍA ABANDONAR GOOGLE MAPS
Por Manuel Ángel Méndez

La gresca entre Apple y Google está a punto de escalar un nivel de tensión. Varias publicaciones fiables, entre ellas 9to5Mac y el WSJ, aseguran estos días que Apple prepara el lanzamiento de su propia aplicación de mapas para jubilar a Google Maps en iOS 6.


La sospecha de que algo así podría ocurrir se venía mascando desde hace semanas, cuando Apple sustituyó Google Maps por OpenStreetMap en iPhoto, pero el anuncio podría confirmarse en la Worldwide Developer Conference de Apple el 11 de junio (donde, por cierto, parece que también veremos un iPhone con pantalla más grande).

Para los clientes de Apple son buenas y malas noticias a la vez. Buenas porque si la compañía da un paso semejante tendría que desvelar una aplicación de mapas al menos tan pulida como la de Google o con mejoras en imágenes, rapidez, navegación... Es decir, innovación. Bien. Pero son también pésimas noticias porque atrapa aún más a sus clientes en el planeta cerrado, autoritario y controlado de Apple.

Desde el punto de vista de su estrategia, ¿tendría sentido que abandonara a Google Maps en iOS 6? Parece que todo el sentido del mundo. Ahí van cinco razones:

1) Apple ya no necesita Google Maps. Desde el 2009 ha comprado tres compañías de mapas para construir su propia tecnología: Placebase (con un producto de mapas web similar al de Google), Poly9 (imágenes de alta resolución de calles y localizaciones en tiempo real) y C3 Technologies (mapas 3D). Con estas tres compras, más la utilización de datos de otro tercero como OpenStreetMap, Apple tiene todo lo que necesita para sustituir a Google Maps con solvencia.

2) Puede presentar una tecnología innovadora. Los mapas del buscador son muy completos: ofrecen vistas por satélite, callejeros en 2D, información de tráfico en tiempo real, navegación gratis en Android, rutas y millones de negocios con teléfonos y reseñas. Apple tendrá que ofrecer todo esto y más para no presentar algo inferior. En teoría tiene todos los elementos para conseguirlo (quizás la duda está en navegación y la información sobre negocios), pero además puede presentar aspectos diferenciales como mapas 3D hiper-realistas, mejor integración con aplicaciones nativas, búsqueda de calles por voz con Siri etc. Aunque, ojo, veremos cuánto consume todo eso en datos.

3) Arrastraría a miles de desarrolladores consigo. Hasta ahora el kit de desarrollo (SDK) que utilizan los programadores para mapas en iOS y Android viene por defecto con Google Maps. Y es gratis. A diferencia de la web, donde Google ha empezado a cobrar una vez superas 25,000 visualizaciones de mapas al día, en el móvil sigue sin costar un céntimo. Por eso Foursquare, por ejemplo, dio el salto a OpenStreetMap en la web, pero no en el móvil. Si Apple cambia a su plataforma de mapas, probablemente lo haría también en el SDK, forzando a toda su legión de desarrolladores a abandonar Google Maps. Buen golpe a ese nivel.

4) Encaja con su estrategia de integración vertical, también en el software. Apple aspira a cerrarse sobre sí misma en hardware y software, especialmente en aquello que es estratégico: procesador, diseño, tiendas de música y aplicaciones… y ahora localización. Los mapas son un componente fundamental, mucho más en el móvil que en la web, sobre los que podrá construir decenas de servicios adicionales.

5) Abre nuevas opciones de negocio en localización. Según comScore, el 71% de los norteamericanos que utilizaron mapas online el pasado febrero, utilizaron Google Maps. ¿Por qué ayudar a Google - un competidor, no un coopetidor – a dominar el sector? Apple podría crear nuevas fuentes de ingresos en servicios de localización: navegación, anuncios de negocios, cupones, ofertas, descuentos… Es decir, hacerle la competencia a Google, Foursquare o Groupon en su jardín, en lugar de facilitarles el trabajo. Tiene morbo, ¿no? El 11 de junio, más.

elpais.com