sábado, 19 de marzo de 2011

LO QUE USTED DEBE SABER SOBRE LA CRISIS NUCLEAR DE JAPÓN

De Scientific American

¿Confundido por la rápida evolución de los acontecimientos? Aquí están los puntos claves que debe saber:

Actualizado el sábado 19 de marzo 2011

• Radiación que está entre 5 y 7 veces el límite legal, ha sido detectada en la leche y las espinacas en algunas partes del país, cercanas a la planta. El gobierno japonés dice que beber un vaso de leche contaminada cada día durante un año entero sería exponer a una persona a la radiación equivalente a una tomografía computarizada. También, se detectó Yoduro radiactivo en el agua potable de Tokio, aunque a niveles considerados seguros.

• Los trabajadores han conectado un cable para alimentar energía a dos de los reactores averiados, con la esperanza de reiniciar las bombas de agua que refrescan los núcleos.

Actualizado el viernes 18 de marzo 2011

• La planta de energía Fukushima Daiichi tiene seis reactores nucleares. Su estatus oscila entre la estabilidad y varios estados de fusión del núcleo.

• De mayor preocupación son las barras de combustible usadas almacenadas en los reactores N º 3 y 4. Estas no están contenidas en el mismo tipo de recipiente que las barras de combustible activas. Si se dejan expuestas al aire, estas pueden inflamarse o explotar, esparciendo partículas radiactivas en el aire.

• Los trabajadores de la planta están tratando de mantener todas las barras de combustible bajo agua, lo que las enfría (previene incendios y explosiones) y bloquea la radiación.

• Las radiaciones más perjudiciales son los rayos gamma y los rayos X; los rayos energéticos alfa (corrientes nucleares de helio) y los rayos beta (electrones) también pueden dañar las células. Estos rayos son emitidos durante la descomposición de ciertas versiones de uranio, yoduro, cesio y otros elementos.

• El uso de mascarillas y respiradores previene la ingestión de partículas radiactivas.

• En la actualidad no hay peligro de radiación para los residentes de los Estados Unidos. Aunque una radiación más alta de lo normal pueda ser detectable en los EE.UU., la cantidad no representa ningún riesgo para la salud. A menos que una gran explosión envíe material radiactivo a la parte alta de la atmósfera, la mayor parte del polvo radiactivo de Japón no cruzará el Océano Pacífico.

• Los residentes de los EE.UU. no necesitan tomar pastillas de yoduro para prevenir el cáncer de tiroides inducido por la radiación. De hecho, el uso excesivo de yoduro de potasio puede conducir a problemas de tiroides, especialmente en los niños.

• Se espera que la mayoría de las partículas radiactivas caigan en el Océano Pacífico occidental. Las cantidades serán tan difusas que no es probable que los peces sean peligrosos para comer.

Traducción de Isaías Ferreira