sábado, 4 de enero de 2014

SAMSUNG LANZA UN TELEVISOR DE 110 PULGADAS, EL MÁS GRANDE DEL MUNDO

Este televisor ultra-HD se vende por 110,000 euros y se presentará en la feria CES 2014

Samsung ha anunciado un televisor de 110 pulgadas con definición ultra-HD, lo que le convierte en el «más grande del mundo». El producto se ha puesto a la venta en Corea del Sur y está disponible por un estratosférico precio de 110,000 euros (150,000 dólares), aunque se lanzará en mercados europeos este próximo año.

La compañía surcoreana hará la presentación oficial de este televisor, que mide 2.6 metros de ancho por 1.8 de alto, durante la próxima edición de la feria CES 2014, que se celebrará en Las Vegas del 7 al 10 de enero. Este lanzamiento refleja el esfuerzo de los fabricantes de ir hacia los televisores de ultra alta definición.

El año pasado, tanto Samsung como LG, dos de los mayores fabricantes de televisores del mundo, promocionaban la tecnología OLED como el futuro de la televisión. Estas son ultra delgadas y pueden mostrar imágenes con una mayor claridad y saturación de color más profunda.

Sin embargo, todavía trabajan para producir en masa televisores más grandes y asequibles con este sistema, ya que todavía es muy costoso. Mientras tanto, Sony y Panasonic decidieron rendirse con su alianza por la tecnología OLED para televisores.
La demanda de televisores ultra-HD aumentará a pesar de la escasez de contenidos, mientras que los expertos vaticinan una rápida reducción de su precio en comparación del de los televisores OLED. Gran parte de ese crecimiento se prevé que arranque en China, un mercado importante para los fabricantes de televisores de Corea del Sur, según recoge AP.

De hecho, según la consultora NPD DisplaySearch, las ventas globales de televisores ultra-HD pasará de 1.3 millones de dólares registrados este año a unos 23 millones en 2017. Mientras que los fabricantes de televisores chinos han estado tratando en impulsar las ventas de televisores de ultra-HD con precios más bajos y tamaños más pequeños, la estrategia de Samsung es ir hacia los formatos más grandes con precio más alto.