miércoles, 31 de julio de 2013

LA UNIVERSIDAD EN TU COMPUTADORA

David Cuen
BBC Mundo, @davidcuen


En los últimos años el acceso a internet ha crecido exponencialmente poniendo al alcance de millones de personas herramientas e información que antes parecían lejanas.

Una de las áreas que está experimentando una revolución es la educación.

Los cursos abiertos en línea -conocidos como MOOC: Massive Open Online Courses- están apareciendo por doquier dotando a miles de estudiantes en el mundo de acceso a instituciones educativas en varios países, en la mayoría de los casos en forma gratuita.

Y con sólo mirar las señales todo apunta a que estamos frente a una revolución educativa.

Los MOOC son cursos ofrecidos por universidades de alto prestigio (piensen en Harvard, MIT o Stanford en Estados Unidos) diseñados por distinguidos profesores que duran unas cuantas semanas y están disponibles para cualquier persona que tenga una computadora.

No hay límites en cuántas personas pueden registrarse para un curso determinado por lo que los más exitosos pueden contar hasta con 100,000 alumnos. Tampoco suele haber complicados requisitos de inscripción y la gran mayoría de los cursos son gratuitos y presentan al alumno con un certificado de participación al completar los estudios.

También requieren un compromiso de tiempo, pero éste suele ubicarse entre 5 y 10 horas a la semana, incluyendo la entrega de trabajos y evaluaciones.

¿Pero cómo evaluar a 100,000 alumnos? Algunos MOOC usan un sistema automatizado que permite "leer" las respuestas, pero éste método sólo suele ser válido cuando el examen es de opción múltiple o respuestas cerradas.

Para respuestas abiertas o más complejas, la mayoría de los cursos en línea utilizan un sistema de revisión entre alumnos. Uno entrega el trabajo y después debe revisar el de un compañero dando una detallada retroalimentación.

La mayoría de los MOOC están siendo ofrecidos por universidades en EE.UU. pero algunas en el Reino Unido también se han aliado para crear un nuevo proyecto llamado FutureLearn que se lanzará este otoño.

Según sus creadores la idea no es reemplazar a la educación tradicional sino "reeinventar la educación en una manera que aproveche la tecnología y las redes sociales".

A diferencia de EE.UU., en el Reino Unido no son las universidades más famosas las que están detrás de la iniciativa. La Universidad de Oxford, por ejemplo, le dijo a la BBC que "si una institución tiene confianza en su producto, no tiene por qué correr para ofrecer algo diferente sólo porque los demás lo están haciendo".

La pregunta es ¿al defender el modelo tradicional se estarán quedando afuera de una revolución educativa?

La mayoría de los MOOC son gratis porque su objetivo es ofrecer educación de calidad a gente alrededor del mundo que no tiene los recursos para pagar o asistir a cursos presenciales. El material que se prepara para ofrecer un curso a 20 personas, puede utilizarse para miles más.

Pero algunos también están viendo en la tecnología una oportunidad para extender la educación y generar ingresos comerciales.

2U es una de esas empresas. A diferencia de los cursos cortos y gratuitos que ofrecen los MOOC, 2U se ha aliado con importantes universidades en EE.UU. (y pronto con el Reino Unido y Australia) para ofrecer cursos completos en línea que terminen con un título académico.

El costo es el mismo que el de acudir a la universidad, pero es una alternativa para aquellos que no pueden juntar los recursos suficientes para viajar a otro país y pagar los costos de su estancia. La Universidad de Georgetown es una de las afiliadas.

Los defensores de los MOOC aseguran que este nuevo modelo está ampliando la educación a lugares que antes no tenían acceso a distinguidos profesores. Afirman, además, que es posible entender mejor a los estudiantes al recopilar datos sobre el momento en el que hicieron pausa en un video o cuánto tiempo les tomó completar una lección con lo que los cursos siempre se están reinventando.

Pero hay quienes ven en este tipo de cursos una amenaza a la educación y creen que será una salida fácil para cortar costos en universidades y dejar a miles de maestros sin empleo.

Más allá de las razones económicas y sociales, también hay quienes creen que los MOOC sólo sirven para pasar un poco de conocimiento pero no pueden reemplazar la experiencia de estar en un aula con otros estudiantes y un maestro.

Para ellos la presencia aún juega un papel fundamental en la educación.

Por lo pronto internet sigue avanzando y dotando a la comunidad educativa de más herramientas para llevar la información a más lugares.

La revolución continúa.

No hay comentarios: