miércoles, 16 de abril de 2014

LOS DIEZ GRANDES INVENTOS QUE SURGIERON DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Muchos de los objetos de uso cotidiano nacieron al calor del primer conflicto internacional, que golpeó al mundo entre 1914 y 1918. Toallas femeninas, cremalleras (zipper) y relojes pulseras, entre los más importantes

Además de desolación y destrucción, muertes y enormes gastos materiales, la Primera Guerra Mundial, que se libró fundamentalmente en Europa entre el año 1914 y el 1918, dejó una herencia de importantes inventivas que se utilizan en la actualidad.

Un artículo de la BBC Mundo repasa los principales inventos y recupera la historia de su surgimiento.

1. Toallas femeninas
La empresa estadounidense Kimberly-Clarck inventó un material llamado "celucotton" antes del comienzo de los enfrentamientos.

El responsable de investigaciones de esa firma Ernst Mahler había hecho un recorrido por las plantas de pasta de papel en Alemania, Austria y Escandinavia en 1914. Allí descubrió un material cinco veces más absorbente que el algodón y que, producido en grandes cantidades, se podía fabricar por la mitad de precio. Por eso lo llevó de vuelta a Estados Unidos para comercializarlo.

Cuando Estados Unidos entró en la guerra en 1917, las enfermeras de la Cruz Roja en el campo de batalla se dieron cuenta de que podían utilizar ese material durante su menstruación. Este uso no oficial fue lo que, finalmente, forjó la fortuna de aquella compañía.

"El final de la guerra en 1918 trajo como consecuencia una suspensión temporal del negocio de algodón de K-C, porque sus principales clientes ya no necesitaban sus productos", asegura la compañía, que aún existe.

"Después de dos años de estudio intensivo, experimentos y pruebas de mercado, el equipo K-C creó una toallita sanitaria hecha de celucotton y gasas finas".

"En 1920, dentro de una pequeña estructura de madera en la ciudad de Neenah, Wisconsin, las empleadas de la empresa comenzaron a producir las toallas sanitarias a mano", según informa ahora la firma.

El nuevo producto, llamado Kotex, se vendió por primera vez al público en octubre de 1920, menos de dos años después del armisticio.

2. Pañuelos de papel
Poner en el mercado las toallas sanitarias era una tarea complicada, en parte porque las mujeres eran reticentes a comprar el producto de manos de los hombres que atendían en los comercios.

La empresa propuso a esos negocios que permitieran a las clientas comprarlas sencillamente poniendo el dinero en una caja. Las ventas de Kotex se elevaron después de esta iniciativa, pero no tanto como Kimberly-Clark pretendía. Así que la empresa buscó un nuevo uso para el mismo material.


A principios de 1920, C. A. "Bert" Fourness tuvo la idea de planchar el material de la celulosa para hacer un pañuelo suave y fino. Tras mucha experimentación, el famoso Kleenex nació en 1924.

3. Lámparas solares
En el invierno de 1918, se estimaba que la mitad de los niños en Berlín sufrían de raquitismo, una enfermedad en la que los huesos se reblandecen y se deforman. Por entonces, la causa exacta era desconocida, aunque se asociaba a la pobreza.

Un doctor de la ciudad, Kurt Huldschinsky, notó que sus pacientes estaban muy pálidos y decidió llevar a cabo un experimento con cuatro de ellos. Les aplicó lámparas de cuarzo y mercurio que emitían luz ultravioleta.

Pronto, Hudschinsky notó que los huesos de sus jóvenes pacientes se hacían más fuertes.

Muchos niños de toda Alemania fueron tratados con luz. En Dresden, los servicios sanitarios infantiles lograron incluso desmantelar las luces de la calle para que se reciclaran en lámparas para el tratamiento de los niños.

Más tarde la ciencia conoció que la vitamina D es necesaria para la fortificación del hueso con calcio y este proceso se estimula con la luz ultravioleta.

4. Cambio de hora
La idea de atrasar los relojes en primavera y adelantarlos en otoño no era nueva cuando comenzó la Primera Guerra Mundial. Benjamin Franklin, uno de los padres fundadores de Estados Unidos, lo había sugerido en una carta al diario Journal de París en 1784.

Se desperdiciaban muchas velas en las noches de verano porque el sol se ponía antes de que las personas se fueran a dormir, explicaba en la misiva. Además, la luz del sol no se aprovechaba en las primeras horas de la mañana porque la gente aún dormía.

La Primera Guerra Mundial fue un incentivo para ese cambio. Al enfrentar una severa escasez de carbón, las autoridades alemanas decretaron que el 30 de Abril de 1916 todos los relojes que marcaban las 23:00 deberían dar las 24:00. Así se aseguraba una hora más de luz a la mañana siguiente.

En Reino Unido la idea se puso en pie sólo tres semanas más tarde, el 21 de mayo de 1916. El 19 de marzo de 1918, el Congreso de Estados Unidos estableció distintos horarios.

5. Bolsas de té
Las bolsas de té no se inventaron para resolver ningún problema derivado de la guerra. Fue un comerciante de té estadounidense quien, en 1908, comenzó a mandarlo en pequeñas bolsas a sus clientes.

Fueron ellos quienes, sea por accidente o por el diseño, decidieron introducir las bolsas en el agua, y el resto es historia. Esa es la explicación que da la industria.

Una compañía francesa, Teekanne, copió aquella idea en tiempo de guerra. La desarrolló para proporcionar a las tropas té en pequeñas bolsas de algodón. Las llamaban "bombas de té".

6. El reloj de pulsera
No es cierto que los relojes de pulsera fueran inventados específicamente para la Primera Guerra Mundial, sin embargo su uso creció exponencialmente durante este período histórico. Después de la guerra, era la manera más común de dar la hora.


Hasta finales del siglo XIX y principios del XX, los hombres que necesitaban saber la hora y los que tenían el dinero suficiente para poder comprar un reloj lo utilizaban de bolsillo.

El tiempo adquirió mayor importancia en la guerra, por ejemplo, para sincronizar la hora de los bombardeos. Así, los fabricantes desarrollaron relojes que dejaran las manos libres a las tropas en el candor de la batalla.

Los aviadores también necesitaban ambas manos libres, con lo que el reloj de bolsillo no les era de mucha utilidad.

La empresa H. Williamson, que hacía relojes en Coventry, Inglaterra, anotó en su informe anual de 1916: "Se dice que uno de cada cuatro soldados utiliza reloj de pulsera y los otros tres quieren adquirir uno lo antes posible".

7. Salchichas vegetarianas
El primero que pensó en la idea de unas salchichas hechas de soja fue el primer canciller de la República Federal Alemana después de la Segunda Guerra Mundial, Konrad Adenauer (1949 a 1963).

Durante la Gran Guerra, como también es conocida la Primera Guerra Mundial), Adenauer era alcalde de Colonia y cuando el bloqueo británico se impuso sobre Alemania, el hambre comenzó a pesar en la ciudad. Adenauer tenía una mente ingeniosa e investigó maneras de sustituir los productos que faltaban, como carne, por otros de los que no había tanta escasez.

Comenzó utilizando una mezcla de harina de arroz, cebada y harina de maíz para hacer pan y así sustituir al trigo. Después de su pan experimental, continuó en búsqueda de una nueva salchicha sin carne. Así se logró la de soja, que fue conocida como "la salchicha de la paz".

Adenauer solicitó obtener una patente de su nuevo alimento en la Oficina Imperial de Patentes en Alemania, pero le fue denegada.

Tuvo más suerte al intentarlo en Reino Unido, enemigo de Alemania en aquel tiempo. El Rey Jorge V le dio la patente de la salchicha de soja el 26 de junio de 1918.

8. Cremalleras
Desde mediados del siglo XIX, varias personas habían estado trabajando en distintas combinaciones de ganchos, broches y hebillas para lograr un cierre rápido y fluido de las prendas de ropa que aislara del frío.
Fue Gideon Sundback, un sueco que emigró a Estados Unidos, quien dio con la actual fórmula de la cremallera.

Se convirtió en el diseñador jefe de la compañía Universal Fastener Company y concibió el "cierre sin anclaje".

El Ejército estadounidense los incorporó a sus uniformes y botas, especialmente para las de la Marina. Después de la guerra, fueron los civiles quienes tomaron este testigo y lo generalizaron en su vestimenta.

9. Acero inoxidable
Harry Bearley, de Sheffield, Inglaterra, es el responsable de la invención del acero que no se corrompe. Según aparece en los archivos de esa ciudad, "en 1913, Harry Brearley desarrolló lo que es considerado el primer acero sin óxido", un producto que revolucionó la industria metalúrgica y se convirtió en uno de los mayores componentes del mundo moderno.

El Ejército británico estaba intentando encontrar un metal mejor para sus armas. El problema era que los cañones de esas armas se deformaban después de varios disparos por la fricción y el calor de las balas.
La leyenda dice que después de probar añadir cromo al acero, Bearley desechó algunos de sus experimentos por considerarlos fracasos. Los echó, literalmente, al montón de la chatarra. Sin embargo, el metalúrgico notó que después de un tiempo esos experimentos no se habían oxidado.

Había descubierto el secreto del acero inoxidable. Durante la Primera Guerra Mundial fue utilizado en algunos de los nuevos motores aéreos. Luego se generalizó en el uso de cubertería y el material quirúrgico del que muchos hospitales dependen.

10. Comunicación con los pilotos
Antes de la Primera Guerra Mundial, los pilotos no tenían modo de comunicarse entre ellos o con tierra.


Al comenzar la Gran Guerra los Ejércitos aún necesitaban cables para hablar entre sí, pero estos eran, a menudo, cortados por la artillería o los tanques.

Los aviadores tenían que confiar en gestos y gritos, por lo que era necesario encontrar una solución. La comunicación sin cables era la respuesta.

La tecnología por radio estaba ya en funcionamiento pero tenía que ser desarrollada, y esto sucedió durante la Primera Guerra Mundial.

Para finales de 1916, se tomaron pasos decisivos. Los primeros intentos para incluir teléfonos en los aviones tuvieron que ser descartados por el ruido de fondo.

Este problema fue resuelto inventando un casco en el que se instalaron los auriculares con un micrófono y que bloquea la mayoría del ruido.