martes, 25 de agosto de 2009

Zonas de Tiempo y estaciones

Por Isaías Medina Ferreira

Como sabemos, el planeta tierra tiene doble movimiento, el movimiento de rotación, sobre sí mismo, y alrededor del sol, en lo que se llama movimiento de traslación, el cual dura 365 días aproximadamente, o un año. Desde épocas inmemoriales, es costumbre medir el paso del tiempo por la duración de una rotación completa del globo sobre su eje, lo cual constituye un día, o 24 horas. El día, a su vez, como sabemos, consta de dos períodos, ambos de 12 horas; uno de luz, o de vigilia, y el otro de tinieblas, durante el cual dormimos. En su movimiento de traslación, las distintas regiones de la tierra experimentan la influencia del sol de distintas maneras y la energía que proviene de éste con mayor o menor intensidad. Esto último y la posición inclinada del eje de la tierra con respecto al sol, dan lugar a las estaciones: primavera, verano, otoño e invierno.

La tierra está dividida por una línea sólida imaginaria horizontal llamada el Ecuador, situada a 0 grados de latitud. La parte por encima de esa línea es el hemisferio norte y la que se encuentra por debajo, constituye el hemisferio sur. Otra línea vertical imaginaria a 0 grados de longitud divide la tierra en hemisferio occidental y hemisferio oriental. Como sabemos, en cuanto a su posición longitudinal, las Américas quedan en el hemisferio occidental y, exceptuando por supuesto la mayor parte de América del Sur, en latitud estamos en el hemisferio norte.

En cuanto a las Américas, el Ecuador pasa a través de una docena de países entre los que se encuentran Colombia, Ecuador y parte de Brasil. Asimismo, unos cuantos países, entre los que se encuentran Francia, Gran Bretaña y España, pertenecen tanto al hemisferio occidental como al oriental; o sea, se encuentran en la longitud de 0 grados, o meridiano primario.

Al instante en que el sol está justo encima de un lugar determinado en la tierra, se llama meridiano, o mediodía; de ahí que al período antes de esta ocurrencia se llame a.m., ante meridiano, y al período que sigue, p.m., pasado meridiano. Por oficio de un grupo de astrónomos, Greenwich, Inglaterra, fue escogido en 1884 como punto para el meridiano primario o el que señala el “Tiempo Universal”, conocido también como “Greenwich Mean Time (GMT)”; o sea, tiempo medio de Greenwich, o meridiano de Greenwich, que es cuando el sol está precisamente encima de esa parte del mundo. Debe decirse, de paso, que la escogencia de Greenwich como meridiano primario es arbitraria. Bien pudo haber sido Francia o España.

Ahora bien, todos los habitantes del planeta desean que el sol esté en su punto más alto al mediodía, o sea, justo a las 12 horas, cosa imposible con referencia a Greenwich por la rotación constante de la tierra. La solución, como la tierra en su movimiento giratorio de 360 grados sobre sí misma, gira precisamente 15 grados cada hora, fue dividir el globo en 24 zonas de tiempo, y que cada zona ajustara la hora acorde de manera que el meridiano coincida con las 12 horas. Por eso, cada zona difiere una hora de la que inmediatamente le sigue o antecede.

En los Estados Unidos continental hay 4 zonas de tiempo: Eastern (Este), Central (Central), Mountain (Montaña) y Pacific (Pacífico). Así, cuando es mediodía en la zona del Este, la que incluye a New York, Rhode Island, Massachusetts, Connecticut, Puerto Rico y República Dominicana, entre otros, durante el verano, es 11:00 a.m. en la zona Central, 10:00 a.m. en la zona montañosa y 9:00 a.m. en la zona del Pacífico.

EQUINOCCIO Y SOLSTICIO

El día 21 de junio marca el comienzo oficial del verano para el Hemisferio Norte, del que somos parte. Las estaciones, como es sabido, están determinadas por la posición del sol con respecto al ecuador mientras la tierra completa una órbita alrededor del primero en su movimiento de traslación.

EQUINOCCIO: Dos veces por año—el 21 ó 22 de marzo y el 22 ó 23 de septiembre, para el hemisferio norte— el sol está justamente sobre el ecuador. En ese instante, los dos polos de la tierra, Norte y Sur, están a igual distancia del sol, cayendo la luz solar por igual en ambos hemisferios, norte y sur; es decir, los días son iguales en duración a las noches. En el hemisferio norte, el Equinoccio de Primavera (el 21 ó 22 de marzo) marca el comienzo de los días más largos y noches más cortas, y el Equinoccio de Otoño (el 22 ó 23 de septiembre) marca el comienzo de las noches más largas y días más cortos.

SOLSTICIO: Este es el tiempo en que el sol se encuentra a mayor distancia del ecuador. El Solsticio de Verano, que ocurre el 21 ó 22 de junio (el día más largo del año para el hemisferio norte), marca el punto en que los días comienzan a disminuir en duración hasta que llegan a tener la misma duración que las noches, durante el Equinoccio de Otoño, y siguen disminuyendo hasta el Solsticio de Invierno (el 21 ó 22 de diciembre), que marca el día más corto del año para nuestro hemisferio. Acto seguido, los días comienzan a alargarse hasta que, en el Equinoccio de Primavera, las noches y los días tienen la misma duración y así sigue el ciclo, ad infinitum.

Por supuesto, en el hemisferio sur el Solsticio de Verano ocurre el día 21 ó 22 de diciembre y el de invierno en junio 21. En Argentina, Uruguay y Chile el invierno ocurre justamente en junio, julio y agosto. Es decir, que mientras nosotros disfrutamos del verano, ellos tienen que enchaquetarse y viceversa.