viernes, 8 de noviembre de 2013

FUROR POR LAS ACCIONES DE TWITTER, ¿Y AHORA, QUÉ VENDRÁ?

Por Saxo Bank

La red social tuvo un exitoso primer día en Wall Street, pero las dificultades y perspectivas que aparecen en su horizonte pueden ser más difíciles de lo que se piensa

Saxo Bank. El término Twitter (TWTR) nos hace recordar a una frase de Julio César cuando había llegado a Britania: "Veni, vidi, vici", que en español significa "llegué, vi y vencí”. La dirección ha logrado trasladar la visión de esta red social a los inversores institucionales magistralmente, ya que la Oferta Pública Inicial (IPO, por siglas en inglés) ha contado con una demanda 30 veces superior al número de acciones ofertadas en la Bolsa de Nueva York.

Una vez cerrado el primer día de trading, vamos a analizar la IPO y el futuro que espera a los inversores en Twitter.

El diseño de la IPO

El rango de precio inicial se estableció entre los US$17 y US$20 por acción, una valoración muy razonable a la vista de la perspectiva actual. Tres días antes de la fecha fijada para la IPO, el rango de precio se situó entre los US$23-US$25, un reflejo de la fuerte demanda, y por último se incrementó hasta los US$26.

Desde entonces, Twitter insistió en un precio por acción que no supere los US$26 para así evitar una inflación del precio como ocurrió con Facebook. La dirección ha hecho hincapié en reducir la cuota de inversores minoristas a favor de inversores institucionales a más largo plazo. Por lo que se ha comentado en el mercado, un grupo de grandes inversores institucionales ha comprado alrededor del 50% de las acciones emitidas. Es una buena noticia para Twitter ya que para toda compañía que cotice en bolsa es magnífico contar con una plataforma de inversores a largo plazo de base amplia.

Cómo fue el primer día de trading

Una hora y veinte minutos ha tardado NYSE en preparar el libro de órdenes para la primera transacción. En la apertura, el precio de la acción se situó en los US$45.10, muy por encima del precio de la IPO en US$26. Durante los primeros minutos, el precio fluctuó enormemente hasta que por fin, la pantalla de órdenes de compra alcanzó el punto clave elevando el precio de la acción hasta los US$50.09.

Pero el entusiasmo duró poco ya que el precio de la acción regresó rápidamente al precio de apertura de US$45 y después llegó incluso a rondar los US$44. Llegados a este punto, es probable que el principal colocador, Goldman Sachs, actuase más drásticamente para detener la caída del precio y hacer del primer día de negociación todo un éxito. De manera constante, a medida que la sesión fue avanzando, su precio fue incrementándose hasta situarse en torno a los US$48.50 para después regresar al nivel de US$45, en lo que fue una reproducción exacta del primer día de trading de Facebook, que también cerró la jornada en el precio de apertura.

Si hoy seguimos observando un “déjà vu” de Facebook, es muy probable que el precio de la acción de Twitter acuse de nuevo una cierta presión. Facebook bajó un 11% en su segundo día de negociación.

La valoración desafía a la lógica. Sobre la base del precio de apertura de US$45 por acción, la relación valor/ventas de la empresa en el caso de Twitter se sitúa en 21.7 (las ventas se contabilizan según una estimación para los 12 meses). Su valoración duplica a la de Facebook, que cuenta con una fijación de precio agresiva (ver la tabla más abajo). El mensaje clave para los inversores es que esta valoración a futuro supone que el riesgo bajista será significativo si Twitter no cumple con las previsiones en la próxima publicación de resultados.


Si la evolución de Facebook como compañía que cotiza en Bolsa sirve como algún tipo de orientación, la compañía va a encontrar dificultades a la hora de responder a las expectativas de los inversores en su primer año como empresa cotizada. En la próxima publicación de resultados, se analizará cada uno de los detalles y es posible que los inversores sean muy críticos con los resultados ya que la valoración a futuro es alta. Dado que el próximo año aterrizarán en el mercado acciones con restricciones y acciones pendientes preferentes que además pueden convertirse en opciones sobre acciones, es probable que en la ecuación la presión sobre la oferta supere a la demanda. La respuesta es un debilitamiento del precio de la acción para el próximo año.

Por lo tanto, el precio de la acción y los fundamentales de la compañía a menudo conviven en dos mundos diferentes. Entonces, si bien el precio de la acción puede situarse bajo presión durante un año, los fundamentales subyacentes de Twitter pueden fortalecerse fácilmente, lo que ha sido el caso de Facebook desde la IPO del año pasado.

*Análisis por Peter Garnry, Analista de Mercado de Saxo Bank.