viernes, 4 de octubre de 2013

TELCOS Y EL INTERNET DE TODO (IoE): UNA RELACIÓN SIMBIÓTICA PARA EL FUTURO

Por Pablo Albarracín

Por más futuristas que suenen las predicciones respecto a un mundo completamente conectado, lo cierto es que estamos a las puertas de esta nueva revolución, y las compañías de telecomunicaciones tienen una de las manos más fuertes en el juego

Ya no cabe ninguna duda: el crecimiento exponencial de la demanda de conectividad de banda ancha aumentará año tras año, conformando un complejo ecosistema global de comunicación digital que necesitará de una robusta capa de infraestructura, tecnología e inteligencia de redes que sea capaz de albergar y dar fluidez al anhelo de la conectividad total, esa que prometen los operadores en todo el mundo. Los señores del marketing global de tecnología, asociados a las grandes corporaciones, ya le han asignado nombres a esta situación: Internet de Todo (IoE, por sus siglas en inglés) o Internet de las Cosas (IoT).

Sin embargo, aún no existe claridad, sí muchas buenas intenciones, sobre la capacidad (actual y futura) de las infraestructuras de telecomunicaciones llamadas a soportar y administrar todo el “tsunami digital” que se avecina. ¿Están los operadores realizando las inversiones necesarias en tecnología e infraestructura de banda ancha, que den seguridad para un buen despliegue de la conectividad prometida? “El concepto de la red celular tradicional, de 'telefonia móvil' está caduco, realmente estamos hablando de banda ancha en todo lugar”, dice Reinaldo Valenzuela, Director del departamento de investigación de comunicaciones inalámbricas de Bell Labs.


“Para que los proveedores de servicios puedan enfrentar de mejor forma este verdadero tsunami que significará el IoE es necesario que preparen su infraestructura sobre arquitecturas convergentes, escalables y programables, lo cual les permitirá responder adecuadamente a los clientes y ofrecer experiencias satisfactorias de uso”, dice Juan Pablo Gomez, gerente de Ingeniería de Cisco Chile.

Y las cifras son potentes, tal como demuestra el Visual Network Index (VNI) de Cisco, el cual pronostica que el total del tráfico web en el 2017 alcanzará 12 Petabytes por día, más del doble de lo registrado el 2012. El tráfico IP alcanzaría 362 Petabytes por mes (el año 2012 se registraron 195 Petabytes. Para hacerse una idea: 362 Petabytes equivalen a 1 billón de DVDs por año, 91 millones de DVDs por mes, o 123,992 DVDs por hora). Y en el 2017, el tráfico mundial de internet será más alto que el registrado en todos los años anteriores.

En la misma línea, Ericsson señala que para el 2020 existirán 50,000 millones de conexiones móviles

“Las operadoras necesitarán tener flexibilidad de gestión de sus redes para poder ofrecer el tipo de servicio que el cliente del futuro pedirá, agregando valor a su core business que es la oferta de conectividad”, dice Georgia Jordan, analista de Telecomunicaciones de Frost & Sullivan.

Telcos comienzan a unirse ante la llegada del tsunami digital

Por ello no extrañan las asociaciones, fusiones y planes en común que se están registrando en el mercado de telecomunicaciones y tecnología. Las Telcos están entendiendo que para poder entregar servicios de internet de alta velocidad, comunicaciones corporativas sofisticadas, acceso masivo en línea a eventos deportivos y artísticos, comunicaciones M2M a ecosistemas industriales o disponer sin problemas del catálogo de Netflix a millones de usuarios, deben mejorar su infraestructura y tecnología.

Recientemente, Orange Business Services y Ericsson anunciaron la firma de un acuerdo estratégico para mejorar el servicio al mercado global de comunicaciones M2M y responder a las necesidades de las operaciones multinacionales de sus clientes. "A medida que los operadores eliminan las barreras para implementar soluciones globales, las grandes empresas y los fabricantes de equipos originales (OEM, por sus siglas en inglés) tienen mayores posibilidades de invertir en servicios conectados. Esperamos que esto conduzca a un nuevo punto de inflexión de la industria", señala Steve Hilton, analista principal de Analysys Mason.


Situación similar ocurre con América Móvil y AT&T, compañías que acordaron potenciar sus redes. Las empresas multinacionales que operan en Latinoamérica cuentan ahora con la ampliación del alcance y profundidad local en la región, los Estados Unidos y en el mundo gracias a las conexiones de red mejoradas que acordaron los operadores AT&T y América Móvil.

Esta alianza entre AT&T y el grupo de empresas de América Móvil -que incluye Telmex, Embratel y Claro, entre otras- ofrecerá soluciones empresariales globales avanzadas a compañías multinacionales. Con la expansión de las capacidades e interconexiones existentes para los EE.UU., México y Brasil, las nuevas mejoras permitirán una cobertura regional más amplia.

Con millones de millones de nuevos “eventos conectados” que se pronostican ocurrirán en las redes de Internet en la próxima década, los proveedores de servicios tienen oportunidades significativas de monetización durante este periodo, particularmente en ciertos mercados verticales como salud (US$174,000 millones), manufactura (US$284,000 millones) y hogares inteligentes (US$850 mil millones), según datos de Machina Research.

Y precisamente este miércoles Portugal Telecom y Oi anunciaron que se fusionarán. "Nuestra ambición es mayor que nuestro punto de partida, queremos situarnos entre las empresas de telecomunicaciones líderes a nivel global, con una vocación internacional desde el primer momento y confirmándonos como una referencia en términos de innovación", dijo este jueves Zeinal Bava, el ejecutivo que ocupará la presidencia ejecutiva del nuevo grupo resultante de la fusión.

Revolucionando la capacidad de las telcos

El anuncio de Cisco la semana pasada no dejó indiferentes a los analistas de la industria. La compañía estadounidense lanzó su nuevo Sistema de Convergencia de Red (NCS, por sus siglas en inglés), tecnología destinada para que los operadores puedan hacer realidad lo que Cisco viene adelantando hace ya casi un año: la Internet de Todo (IoE).

“Cisco entiende que las Telcos están al centro de esta revolución, y requieren de una solución que funcione en conjunto con su infraestructura existente, y que al mismo tiempo les permita ofrecer servicios que acompañen las nuevas tendencias tecnológicas: explosión de banda ancha, cloud, video, M2M, entre otras”, afirma Rizzo.

La NCS de Cisco se basa en las nuevas tecnologías conocidas como Redes Definidas por Software (SDN, por sus siglas en inglés), que consisten en eliminar la configuración manual de las redes del centro de datos tanto físicas como virtuales a través de la coordinación automatizada interoperable de políticas. Es decir, se le agrega inteligencia a las redes, lo que potencia su rendimiento.

"Los clientes están adoptando la virtualización de red para lograr la agilidad necesaria para cumplir con la promesa de centros de datos virtualizados y en nube. Para tener éxito, las organizaciones de TI necesitan soluciones para ofrecer la gestión común de los servicios y las operaciones en los dominios físicos y virtuales", dice Stephen Mullaney, vicepresidente senior y gerente general, unidad de negocios de redes y seguridad de VMware.

La IoE requiere de redes escalables no solo en cuanto a ancho de banda, sino también en función de controles y cómputo para manejar y programar respuestas con resultados precisos en un determinado periodo. La tecnología NCS está diseñada para facilitar los eventos de IoE, que pueden ser “conversaciones” en curso, creando líneas de interactividad entre personas, el uso de aplicaciones e interacción entre dispositivos, tales como monitores de salud ligados a información personal, portales sanitarios basados en la nube, o bien, automóviles conectados a 4G LTE.

El NCS se basa en el nuevo procesador estrella Cisco nPower X1 que entrega nuevos niveles de rendimiento y ancho de banda. Con sus 4,000 millones de transistores en un único chip, la implementación del nPower X1 logra niveles de rendimiento, funcionalidad, programación y escala sin precedentes para un procesador de red.

Habrá que estar atento a las inversiones de las Telcos y donde están poniendo el foco de su tecnología. Y estar consciente de que la promesa de conectividad total no llega por defecto ni por acto de magia, sino que con infraestructura, software e inteligencia.