jueves, 24 de octubre de 2013

LA REPUTACIÓN EN LÍNEA SE PUEDE PERDER CON SOLO UN CLICK

Expertos en el tema señalan que se debe tomar el control de cómo el mundo ve tu negocio online, lo que también protegerá los ingresos

Antes de que apareciera internet en escena, las quejas de los clientes que no se podían solucionar o que tenían una respuesta limitada, no tenían grandes repercusiones para las empresas.

Hoy con la red todo ha cambiado, Internet actúa como una lente que magnifica cada defecto, insulto percibido y error, y luego lo transmite con un altavoz que resuena en millones de personas.

Otro detalle que no deben dejar pasar las empresas tiene que ver con que los consumidores recurren a la web para buscar prácticamente todo lo que van a comprar.

Esto representa una ventaja, pero casi cualquier mal detalle se puede volver viral y acabar con todo lo que has trabajado para lograrlo. Peor aún, los efectos pueden permanecer años. Datos señalan que ya hay gestores que borran tu pasado digital

La gestión de tu reputación es algo que no puedes darte el lujo de ignorar.

Los blogs, foros y sitios de revisión pueden ofrecer a los consumidores una voz fuerte, que no es algo malo en sí mismo.

Michael Zammuto, el presidente de brand.com, ofrece a los dueños de negocios pequeños consejos sobre cómo proteger tu reputación en línea.

1. No hagas caso de internet

La investigación en línea es el rey, y los propietarios de pequeñas empresas simplemente no reconocen su importancia. Incluso un negocio que no tiene nada que ver con el mundo en línea puede encontrar su reputación manchada por internet. Tu negocio no puede depender de internet, pero tus clientes y competidores muchas veces sí en línea. Así que debes saber ¿Qué dicen sobre ti?.

El primer paso es hacer un poco de investigación en línea tú mismo. “Googlea” tu nombre y el nombre de tu empresa para ver qué sale. Es probable que te sorprendan los resultados. Si te sirve el dato Los CEOs más poderosos no usan redes sociales.

2. Pregúntate qué puedes controlar

Cuando los clientes potenciales piden saber más acerca de tu negocio, no los mandes a los sitios de revisión en línea. En pocas palabras, no puedes controlar lo que la gente dice de ti en esos sitios.

Mejor céntrate en mejorar tu ranking en los resultados de búsqueda de Google. Publicar artículos informativos, así como contenido útil que ayude a tus clientes. Tal vez te lleve un poco más de tiempo, pero el resultado valdrá la pena.

3. Monitorea tu propia reputación

Puedes pagar a una empresa de gestión de la reputación, o ahorrar dinero y usar herramientas y servicios gratuitos para ayudarle a rastrear la reputación de tu empresa. Alertas de Google, TweetBeep, Naymz, Mención Social y MonitorThis son sólo algunos ejemplos.

Tomado de http://tecno.americaeconomia.com

No hay comentarios: