miércoles, 4 de septiembre de 2013

¿SATURADO DE REDES SOCIALES...?

¿A QUIÉN DEBO DEJAR ANTES A TWITTER O A FACEBOOK?
Por Karelia Vázquez


Todo el mundo da por hecho que en algún momento cambiaremos de camisa. Estamos agotados, socialmente hablando, y no nos da la vida para actualizar tanta red social.

Se supone que el pack básico contiene una cuenta en Linkedin, una en Facebook, una en Twitter, una en Instagram, incluso otra en Google Plus (aunque se dice que en ese lugar de Dios solo pululan fantasmas. No lo sé). También nos ocupa Whatsapp, el Gtalk y tantos otros chats. Por no hablar del Meetic, el Grindr, Badoo. En fin, agotados del todo. El hecho es que no podemos llevar con dignidad ni siquiera el pack básico.

No es extraño que la gente empiece a elucubrar qué se tendrá que ir quedando por el camino. Todo depende de cómo sea la vida digital de cada quien. Renunciar a Facebook puede suponer para muchos la vuelta al silencio y la soledad. Que puede ser agradable para algunos pero no para otros. Dejar Twitter puede ser un tiro de gracia para la carrera profesional de algunos, y una bendición para la de otros, pero siempre supone renunciar a una corte de seguidores que trolea o ríe las gracias pero que es, al fin y al cabo, una compañía.

Para ayudar en esta renuncia, la revista The Social Chic publicaba un artículo definitivo: Why Twitter is cooler than Facebook? (¿Por qué Twitter es más cool que Facebook?) El autor se muestra enamorado y a los pies de Twitter, y para explicar su pasión se basa, según sus propias palabras "en la más subjetiva de las métricas": Twitter le parece más cool por las siguientes razones:

1. Una conversación más inteligente: Menos es más

La brevedad es uno de los encantos de Twitter, y la economía de lenguaje siempre será un activo en alza. En opinión del redactor de Social Chic, la brevedad permite ir al corazón del mensaje y no irse por las ramas. "Como Facebook no tiene límites en sus textos tienen el potencial de ser abigarrados y dispersos. Un estilo lacónico siempre será mejor recibido que uno grandilocuente.

2. Facebook es estacionario, Twitter es móvil

Las críticas a las aplicaciones móviles de Facebook no son nuevas. Twitter es mucho más eficiente y rápido de usar desde el teléfono, y la experiencia móvil es casi la misma que desde el ordenador. No es el caso de Facebook. "Una plataforma tiene que ser móvil si realmente quiere ser social", dice el artículo. Para alguien que quiera integrar su presencia en las redes sociales y su agenda analógica, Twitter es un sitio mucho más cómodo. "Facebook es como un archivo de la vida social, donde documentar eventos del pasado y mantener las amistades ya establecidas. Es para la vida social lo que para la cultura son los museos: un lugar para preservar la historia no para donde se definen las vanguardias"- dice el redactor y yo añado: Me encanta como la gente se anima a sentar cátedra sobre todos y cada uno de los asuntos de la vida.

3. Twitter mimetiza mejor la interacción humana

Según este argumento Twitter se parece más a nosotros. Cuando queremos conocer a alguien es porque tenemos un interés común. Dado que el contenido de Twitter es público uno elige seguir a la gente que le interesa. Lo mismo hacen contigo. Es posible encontrar a la gente que buscas con mucha facilidad. Facebook es un muro cerrado o semicerrado de amigos donde no es tan fácil entrar y donde acabas aceptando a la gente por múltiples compromisos y excepcionalmente porque sea gente interesante. Twitter permite ignorar a la gente, en Facebook tienes que decir por activa o por pasiva que no aceptas a alguien en tu círculo. (Aunque cada vez se impone con más fuerza la opción de aceptar para quedar bien, y luego bloquear). Para el redactor de Social Chic, las redes sociales deben limitar su misión a ayudarte a encontrar y a entrar en contacto con la gente que te interesa.

La semana pasada el periodista de The Guardian Paul Mason se preguntaba qué debía dejar primero, Twitter o Facebook. Parece que lleva cerca de un año buscando una respuesta que le satisfaga y aún no lo ha conseguido.

Mason sopesa que Twitter es esencial para su trabajo y Facebook no. Además, la red de Zuckerberg está cada vez más atiborrada de publicidad y de sospechas sobre el uso que hacen de los datos y de la privacidad de sus usuarios. Sin embargo, en sus observaciones el periodista ha notado que la gente más interesante del Twitter británico y que en su día le inspiraron para entrar a esa red social, está últimamente más callada. "Sus tuits son cada vez más profesionales y menos espontáneos. Muchos de los escritores y artistas que tienen muchos seguidores han contratado a un profesional para que tuitee por ellos. Ya no es lo que era. Twitter es ahora un sitio de gente seria y aburrida".

A favor de Facebook, Mason dice que, al ser mayor que Twitter, es la verdadera red social, donde se puede encontrar a más gente, mientras Twitter funciona "como un servicio global de noticias no censuradas". "Para los periodistas Twitter ha reemplazado a los teletipos", dice. Un documental de la CNBC asegura que el 70% de los usuarios de Twitter revisa su timeline cada tres minutos mientras camina. Al periodista de The Guardian esta cifra le parece muy baja.

Por otra parte, le molesta, y es una de las razones que lo alejan de Twitter, la agresividad de los trolls y la violencia que se ejerce contra algunos usuarios que tienen que optar, ahora en serio, por salir dando un portazo.

Pero llegados a este punto, Paul Mason no sabe a quién dejar, y de momento mantiene la poligamia con Twitter y Facebook.

Por otra parte, una investigación del Pew Research Center asegura que los adolescentes no se dejan seducir por Twitter ni por Facebook. Algunos, coquetean con Instagram pero las cifras no son espectaculares. Sin embargo, y aunque la investigación señala que en los últimos meses proliferan los recelos contra Facebook, los expertos no ven indicios de un éxodo masivo de la red de Zuckerberg.

Y usted, querido lector, ¿a quién se llevaría a una isla desierta (y con wifi), a Twitter o a Facebook?

Tomado de EL PAIS

No hay comentarios: