viernes, 21 de junio de 2013

¿TERRORISTAS O HÉROES?

HACK-TIVISTAS QUE ESTÁN CAMBIANDO EL MUNDO

Mientras Barack Obama los llama de ese modo y los considera una amenaza a la seguridad, para internet son héroes. La ola de hack-tivistas que está cambiando radicalmente la manera en que se manejan los secretos mejor guardados del mundo.

“El espía del siglo XXI no exige ningún pago a cambio de sus secretos”. Así empieza la nota publicada por Michael Scherer, titulada “The geeks who leak”, en la última portada de la revista Time.

"El público tiene que decidir si estos programas y las políticas están bien o mal", sostuvo Edward Joseph Snowden, el ex empleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) que admitió el pasado 6 de junio uno de los robos más importantes de secretos clasificados en la historia de Estados Unidos.

Los documentos que entregó a la prensa revelaron un programa masivo para recopilar registros telefónicos de ese país en una base de datos para las investigaciones antiterroristas y de inteligencia. Otro programa, llamado Prism, ha dado a la NSA acceso a los registros de los principales proveedores en línea como Google, Facebook y Microsoft para buscar información sobre los sospechosos extranjeros con la aprobación del tribunal. El programa secreto ha estado en marcha desde hace siete años.

"Yo sólo soy un tipo que se sienta allí día a día en la oficina", dijo Snowden en una entrevista con el periódico The Guardian, que publicó la historia junto con el Washington Post.

Snowden, que trabajaba como analista para el contratista del gobierno, Booz Allen, renunció a su casa, a su salario de 122 mil dólares al año, a su novia y a su libertad para exponer los sistemas que han sido aprobados por el Congreso y dos presidentes, bajo la estrecha vigilancia de los tribunales federales. “Snowden es diferente, y esa diferencia está cambiando todo”, sostiene Scherer en su nota deTime.

En una habitación de un hotel de Hong Kong, Snowden explicó las razones de sus acciones, con orgullo y serenidad. Tenía la esperanza de forzar un debate público para establecer la información libre. "Esta es la verdad. Esto es lo que está pasando", expresó sobre los documentos que había robado y puesto en libertad. "Usted debe decidir si tenemos que estar haciendo esto".

Tres años antes, un joven de 22 años de edad, el analista de inteligencia del Ejército destinado en Irak llamado, Bradley Manning, ofreció una defensa casi idéntica a una violación masiva similar de secretos militares y diplomáticos. "Quiero que la gente vea la verdad, porque sin información, no puede tomar decisiones como público", escribió a un amigo en 2010 después de que había enviado ilegalmente cientos de miles de documentos clasificados a la página web Wikileaks.

Es que los hack-tivistas están creciendo en todo el mundo, impulsados en gran parte por los hackers jóvenes que están impactando cada vez más en todo tipo de poder institucional con la protesta en línea y el robo por internet. "Esa es la cosa más optimista que está sucediendo: las personas reciben sus valores a través de internet", dijo Julian Assange, fundador de WikiLeaks, en una entrevista con el presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt . "Esta es la educación política de los técnicos apolíticos. Esto es extraordinario."

Una encuesta de la revista Time encontró que el 43% de los habitantes de Estados Unidos cree que el gobierno debe "recortar los programas que ponen en peligro la privacidad", mientras que el 20% dijo que el gobierno debería hacer más, incluso si se invade la privacidad.

Manning ya se ha declarado culpable de diez cargos por uso indebido de información reservada, con una pena máxima de 20 años de prisión. Ahora está pasando por una corte marcial en Fort Meade, Maryland, la misma base militar donde tiene su sede la NSA, por cargos adicionales de ayudar al enemigo y violación a la Ley de Espionaje, con la posibilidad de pasar toda su vida en la cárcel. "Cuanto más leía los cables, más llegué a la conclusión de que era el tipo de información que debe hacerse pública", declaró en su propia defensa.

No hay comentarios: