jueves, 24 de mayo de 2012

EL FIASCO DE FACEBOOK

CÓMO LA SALIDA A BOLSA DE FACEBOOK PASÓ DE ESTELAR A BOCHORNOSA
Por Gina Chon, Jenny Strasburg y Anupreeta Das

Capital Research & Management quería comprar acciones de Facebook Inc. durante su salida a bolsa. No obstante, días antes de la oferta pública inicial, un banco colocador le advirtió a la firma de inversión sobre las menguantes perspectivas de ingresos de la red social.


La firma de Los Ángeles, que contaba con información de una reunión del 11 de mayo durante la gira promocional con entidades colocadoras y Facebook, así como estimaciones similares propias, redujo la cantidad de acciones que pretendía adquirir. La noche anterior al debut bursátil, un gestor de Capital Research le dijo a un banquero de Morgan Stanley, el principal colocador, que el precio de salida era "ridículo", según una persona al tanto de la situación. Algunos gestores de fondos de Capital Research prefirieron no participar en la salida a bolsa de Facebook, dicen fuentes al tanto.

Jennifer Kohne no recibió tal advertencia. La representante de ventas de 52 años, que vive en St. Louis, compró 3.000 acciones de Facebook el viernes a US$42 a través de una corredora en línea y ahora acumula pérdidas de cerca de US$30.000, según el precio de cierre del miércoles de US$32.

"No recibimos la información que estos gestores de fondos institucionales obtienen", se lamenta. "Estamos en desventaja". Es uno de los secretos mejor guardados de Wall Street: a las firmas de valores se les permite conversar con grandes clientes de inversión sobre información crucial mientras preparan salidas a bolsa.

Las firmas de Wall Street, por su parte, afirman que dan cierta información a grandes clientes porque pagan por este tipo de datos. Es normal en una salida a bolsa que los analistas o el personal de ventas brinde determinada información a clientes, agregan. Pero, en general, la práctica no abarca a pequeños inversionistas.

En cualquier otra instancia, tal "divulgación selectiva" violaría las leyes bursátiles de Estados Unidos, que exigen que las empresas y las firmas de Wall Street difundan públicamente cualquier información que podría afectar los precios de las acciones. Las normas de valores prohíben que analistas de bancos que colocan grandes salidas a bolsa publiquen informes de investigación hasta 40 días después de que las acciones empiecen a negociarse.

Algunos abogados de valores piden que se implementen nuevas reglas para evitar este flujo de información desigual. "Los analistas no deberían dar opiniones sobre la salida a bolsa en el momento en que sus firmas están actuando como colocadores. No deberían dar información que no esté en el prospecto para favorecer a clientes", sostiene Jacob Zamansky, abogado que representa a inversionistas en casos de valores. No está involucrado en ninguna causa vinculada a Facebook.

La red social no quiso hacer comentarios. En un comunicado, Morgan Stanley señaló que "siguió los mismos procedimientos para la oferta de Facebook que en todas las salidas a bolsa. Estos procedimientos cumplen con todas las regulaciones pertinentes".

El debut bursátil de Facebook debería haber sido un momento culminante para la red social, Morgan Stanley y el Nasdaq.

En cambio, la deslucida oferta inicial —las acciones de Facebook han caído cerca de 16% desde su debut el viernes— ha ilustrado cómo algunas partes del mundo financiero favorecen a los más poderosos.

Las repercusiones han demorado en llegar. Reguladores de estados y de la industria financiera están investigando si hubo irregularidades en las comunicaciones para los inversionistas. El miércoles, algunos accionistas de Facebook presentaron una demanda en la corte federal de Manhattan acusando a la empresa y sus colocadores de no divulgar adecuadamente los cambios que hicieron los bancos en los pronósticos de sus analistas. Asimismo, un comité bancario del Senado examinará lo que sucedió en el proceso de salida a bolsa de Facebook.

Morgan Stanley indicó que podría ajustar los precios de transacciones realizadas durante la salida a bolsa. El banco está revisando órdenes de clientes de corretaje particulares una por una y hará ajustes si pagaron demasiado, según una persona al tanto. En un mensaje enviado el miércoles a casi 17.000 asesores financieros de su empresa conjunta de corretaje minorista Morgan Stanley Smith Barney, la firma señaló que espera realizar "un número" de ajustes de precios. Los pedidos en cuestión ocurrieron durante el debut de Facebook el viernes, que se vio afectado por fallas en el mercado Nasdaq que retrasaron el comienzo de las operaciones por 30 minutos.

Clientes de Morgan Stanley y otras corredoras también tuvieron órdenes que fueron procesadas de forma incorrecta. Más allá de las fallas, algunos inversionistas están enojados porque Facebook elevó el precio de salida a bolsa a US$38 por acción pese a las débiles previsiones para sus ingresos.

Los principales colocadores, que incluyen a Morgan Stanley, Goldman Sachs Group Inc. y J.P. Morgan Chase & Co., fijaron el mejor precio basado en la demanda que vieron el jueves por la noche, dicen fuentes al tanto. Goldman y J.P. Morgan tenían una influencia limitada en la salida a bolsa de Facebook, según personas al tanto. Los tres bancos no quisieron hacer comentarios.

Un alto ejecutivo de Nasdaq dijo el martes a corredores que los ejecutivos de la bolsa "lamentan sinceramente lo que sucedió el viernes" y que ésta no puede evaluar las pérdidas de clientes minoristas individuales pero está trabajando con operadores que están buscando compensación para ellos.

—Susan Pulliam y Aaron Lucchetti contribuyeron a este artículo.

Wall Street Journal/Español