jueves, 19 de abril de 2012

PIONEROS

EL HOMBRE DETRÁS DEL IPAD (Y EL IPHONE)
Por David Cuen

Si éste fuera un episodio de Los Simpsons, iniciaría así: "Hola, soy Scott Forstall. Ustedes me recordarán por éxitos como el iPhone, el iPad, iOS y Siri".

Forstall, vicepresidente de software iOS en Apple, es el responsable del programa que opera dentro de los dispositivos portátiles de Apple. Es el creador de iOS 6, el sistema detrás del nuevo iPad 3.

Cuando la empresa lanza un nuevo dispositivo muchos hablan de sus características, de lo que le falta y de lo que le sobra.

Pocos hablan del padre del "alma" -así se refería Steve Jobs al sistema operativo detrás de sus productos- de Apple.

A él quizá no le importe. Después de todo, la mayoría de los analistas lo han marcado como el heredero al trono de Cupertino, California, sede de la empresa.

Forstall comparte muchas de las características de Steve Jobs según cuentan los que saben.

Egresado de Stanford, llegó a Apple después de que la empresa de la manzana mordida adquiriera NeXT, la empresa que Jobs fundó tras su primer reinado en Apple.

Incluso, como el fallecido líder de la compañía, cuenta con un uniforme para sus apariciones en público. Zapatos negros, pantalones de mezclilla y suéter negro con cierre, son su sello personal.

Además se le reconoce como a alguien que imprime pasión a sus presentaciones -tiene 42 años- y las estudia con detenimiento, algo similar a su ex jefe.

Adam Lashinsky, quien escribió un libro sobre la empresa, y Adam Satariano quien público un amplio reportaje sobre Forstall, coinciden en que las semejanzas van más allá de la apariencia.

Según ellos, Forstall es "Mini-Jobs" tanto en energía, como en estilo gerencial. Obsesivo hasta el último detalle, el vicepresidente de la compañía trabaja -y hace trabajar a su equipo- durante incontables horas a fin de que el producto que diseñan sea perfecto.

En el terreno del chisme laboral, los que lo conocen y escriben sobre él dicen que es una persona que -como Jobs- divide opiniones. Se rumora que los otros vicepresidentes de la empresa -incluyendo al diseñador de productos británico Jony Ives, responsable del "look" de los productos de Apple- no pueden reunirse con él a menos que Tim Cook, el director de la empresa, esté presente.

Se afirma que incluso algunos empleados de la compañía la habrían abandonado por no soportar su estilo de trabajo.

Su curriculum oficial en Apple no deja lugar a dudas sobre el rol de Forstall en la empresa. "Forstall le reporta sólo al director ejecutivo de la empresa y lidera al equipo responsable de desarrollar el software que se encuentra en el corazón del revolucionario iPhone de Apple, incluyendo la interfaz para el usuario, aplicaciones, marcos de trabajo y sistema operativo".

Relatan que cuando Steve Jobs decidió apostar por el iPhone, realizó una especie de competencia interna para saber si el nuevo teléfono heredaría el sistema operativo del iPod o si daría cabida a una versión más ligera y táctil de OS X, el sistema detrás de las Mac.

Forstall encabezó el equipo que adaptaría el OS X a un teléfono inteligente. Sobra decir quién ganó.

En su libro, Adam Lashinsky no deja lugar a dudas sobre lo que le espera a Forstall en el futuro: la dirección de Apple. Pero ese momento aún no llega. Tim Cook está al mando de la empresa durante este periodo de transición en el que los accionistas de Apple necesitan a un ejecutivo al mando.

Una vez que el mar se calme y la pérdida de Jobs se asimile, entonces buscarán a un nuevo capitán. Tanto Ives como Forstall parecen encabezar esa carrera. Apple entonces tendrá que decidir si apuesta por la "apariencia" o por el "alma" de la empresa.

Tomado de BBC MUNDO